Recursos y Sostenibilidad
Matèria: Geologia
Format: PDF
Pàgines: 158
Data d'edició: 2006

Recursos y Sostenibilidad
Manuel Viladevall Solé
Este estudio en forma de presentación va dirigido a los alumnos de Ciencias de la Tierra como geólogos e ingenieros geólogos, ingenieros de minas, ingenieros civiles y de Ciencias Ambientales. Por tratarse de un tema de interés socio–económico, también a profesores de ciencias y tecnología de enseñanza media y a economistas. El planeta Tierra está constituido por cuatro esferas: litosfera, biosfera, hidrosfera y atmósfera. La litosfera proporciona, además del espacio humano o territorio no marino, una buena parte de los más de 80 recursos que utilizamos como: energéticos no renovables (carbón, petróleo, gas y uranio), los distintos minerales para la industria siderúrgica, manufacturera, agrícola y de la alimentación, y las rocas para obras públicas y construcción. Además de los recursos mencionados, el hombre, así como también las demás especies de la biosfera, necesitan el agua de la hidrosfera y el oxígeno de la atmósfera, ambos como recursos vitales además de ser complementarios para la transformación de los recursos de la litosfera. Podemos preguntarnos: ¿será sostenible el consumo de los recursos mencionados si el 85 % de la población mundial restante desea disfrutar del bienestar del 15 % actual?. Podrían darse dos casos, incluso antes de que los recursos, a precios competitivos, se agoten: A. Que la voracidad o actuación del hombre modifiquen el ecosistema hasta llevarlo a su propia extinción. Por ejemplo, la producción minera en un solo año, 2003, generó casi 6.000 millones de metros cúbicos de residuos en todo el mundo sin contar la obra pública. B. Que por la necesidad de obtener a buen precio estos recursos, se inicien guerras como la acontecida en 2003 contra Irak. Lógicamente, ambas posibilidades pueden darse de forma simultánea. ¿Cómo?, cuando una tercera parte de los habitantes del planeta, constituida por dos sociedades milenarias (China e India), decidan situarse a la misma altura de los países de la OCDE. China, por ejemplo, era ya en 2004 la primera potencia minera del mundo.
Dos campus d'excel·lència internacional